Statement by Irina Bokova, Director-General of UNESCO, on the occasion of the Withdrawal by the United States of America from UNESCO

After receiving official notification by the United States Secretary of State, Mr Rex Tillerson, as UNESCO Director-General, I wish to express profound regret at the decision of the United States of America to withdraw from UNESCO.

Universality is critical to UNESCO’s mission to strengthen international peace and security in the face of hatred and violence, to defend human rights and dignity.

In 2011, when payment of membership contributions was suspended at the 36th session of the UNESCO General Conference, I said I was convinced UNESCO had never mattered so much for the United States, or the United States for UNESCO.

This is all the more true today, when the rise of violent extremism and terrorism calls for new long-term responses for peace and security, to counter racism and antisemitism, to fight ignorance and discrimination.

I believe UNESCO’s work to advance literacy and quality education is shared by the American people.

I believe UNESCO’s action to harness new technologies to enhance learning is shared by the American people.

I believe UNESCO’s action to enhance scientific cooperation, for ocean sustainability, is shared by the American people.

I believe UNESCO’s action to promote freedom of expression, to defend the safety of journalists, is shared by the American people.

I believe UNESCO’s action to empower girls and women as change-makers, as peacebuilders, is shared by the American people.

I believe UNESCO’s action to bolster societies facing emergencies, disasters and conflicts is shared by the American people.

Despite the withholding of funding, since 2011, we have deepened the partnership between the United States and UNESCO, which has never been so meaningful.

Together, we have worked to protect humanity’s shared cultural heritage in the face of terrorist attacks and to prevent violent extremism through education and media literacy.

Together, we worked with the late Samuel Pisar, Honorary Ambassador and Special Envoy for Holocaust Education, to promote education for remembrance of the Holocaust across the world as the means to fight antisemitism and genocide today, including with, amongst others, the UNESCO Chair for Genocide Education at the University of Southern California and the UNESCO Chair on Literacy and Learning at the University of Pennsylvania.

Together, we work with the OSCE to produce new tools for educators against all forms of antisemitism, as we have done to fight anti-Muslim racism in schools.

Together, we launched the Global Partnership for Girls’ and Women’s Education in 2011.

Together, with the American academic community, including 17 UNESCO University Chairs, we have worked to advance literacy, to promote sciences for sustainability, to teach respect for all in schools.

This partnership has been embodied in our interaction with the United States Geological Survey, with the US Army Corps of Engineers, with United States professional societies, to advance research for the sustainable management of water resources, agriculture.

It has been embodied in the celebration of World Press Freedom Day in Washington D.C in 2011, with the National Endowment for Democracy.

It has been embodied in our cooperation with major private sector companies, with Microsoft, Cisco, Procter & Gamble, Intel, to retain girls in school, to nurture technologies for quality learning.

It has been embodied in the promotion of International Jazz Day, including at the White House in 2016, to celebrate human rights and cultural diversity on the basis of tolerance and respect.

It has been embodied in 23 World Heritage sites, reflecting the universal value of the cultural heritage of the United States, in 30 Biosphere Reserves, embodying the country’s vast and rich biodiversity, in 6 Creative Cities, as a source of innovation and job creation.

The partnership between UNESCO and the United States has been deep, because it has drawn on shared values.

The American poet, diplomat and Librarian of Congress, Archibald MacLeish penned the lines that open UNESCO’s 1945 Constitution: “Since wars begin in the minds of men, it is in the minds of men that the defences of peace must be constructed.” This vision has never been more relevant.

The United States helped inspire the 1972 UNESCO World Heritage Convention.

In 2002, one year after the 9/11 terrorist attacks, the late Russell Train, former Head of the US Environmental Protection Agency and founder of the World Wildlife Fund, who did so much to launch the World Heritage Convention, said: “At this time in history, as the fabric of human society seems increasingly under attack by forces that deny the very existence of a shared heritage, forces that strike at the very heart of our sense of community, I am convinced that World Heritage holds out a contrary and positive vision of human society and our human future.”

UNESCO’s work is key to strengthen the bonds of humanity’s common heritage in the face of forces of hatred and division.

The Statue of Liberty is a World Heritage site because it is a defining symbol of the United States of America, and also because of what it says for people across the world.

Independence Hall, where the Declaration of Independence and the Constitution were signed, is a World Heritage site, because its message speaks to policy-makers and activists across the globe.

Yosemite, Yellowstone and the Grand Canyon are World Heritage sites, because they are marvels for everyone, in all countries.

This is not just about World Heritage.

UNESCO in itself holds out this “positive vision of human society.”

At the time when the fight against violent extremism calls for renewed investment in education, in dialogue among cultures to prevent hatred, it is deeply regrettable that the United States should withdraw from the United Nations agency leading these issues.

At the time when conflicts continue to tear apart societies across the world, it is deeply regrettable for the United States to withdraw from the United Nations agency promoting education for peace and protecting culture under attack.

This is why I regret the withdrawal of the United States.

This is a loss to UNESCO.

This is a loss to the United Nations family.

This is a loss for multilateralism.

UNESCO’s task is not over, and we will continue taking it forward, to build a 21st century that is more just, peaceful, equitable, and, for this, UNESCO needs the leadership of all States.

UNESCO will continue to work for the universality of this Organization, for the values we share, for the objectives we hold in common, to strengthen a more effective multilateral order and a more peaceful, more just world.

 

 

 ESPAÑOL

 

Como Directora General, lamento profundamente la decisión de los Estados Unidos de América de retirarse de la UNESCO, que me ha sido notificada de manera oficial por el Secretario de Estado estadounidense, Sr. Rex Tillerson.

 

La universalidad es esencial para la misión de la UNESCO de construir la paz y la seguridad internacionales frente al odio y la violencia a través de la defensa de los Derechos Humanos y la dignidad humana.

 

En 2011, cuando se anunció la suspensión de la contribución financiera estadounidense en la 36ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO, ya expresé mi convicción de que nunca la UNESCO había sido tan importante para los Estados Unidos, ni los Estados Unidos para la UNESCO.

 

Esta verdad se hace hoy todavía más manifiesta, en momentos en que el aumento del extremismo violento y del terrorismo mueve a forjar nuevas respuestas de largo aliento para garantizar la paz y la seguridad en el mundo, luchando contra el racismo y el antisemitismo y combatiendo la ignorancia y la discriminación.

 

Estoy convencida de que el trabajo de la UNESCO para promover la alfabetización y la educación de calidad responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

 

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO encaminada a movilizar nuevas tecnologías para mejorar el aprendizaje responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

 

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO para reforzar la cooperación científica y fomentar la sostenibilidad de los océanos responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

 

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO para promover la libertad de expresión y defender la seguridad de los periodistas responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

 

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO en pro de la emancipación de las niñas y las mujeres como agentes de cambio y creadoras de paz responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

 

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO para apoyar a las sociedades en situación de emergencia frente a las catástrofes y los conflictos responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

 

A pesar de que en 2001 suspendieron su contribución financiera, hemos profundizado la colaboración entre los Estados Unidos y la UNESCO, que nunca ha sido tan intensa como ahora.

 

Juntos, trabajamos para proteger el patrimonio cultural de la humanidad de los ataques terroristas y prevenir el extremismo violento por medio de la educación y los medios informativos,

 

Juntos, trabajamos con el fallecido Samuel Pisar, Embajador Honorífico y Enviado Especial para la Enseñanza del Holocausto, para difundir la historia de la Shoah y prevenir nuevos genocidios, con la Cátedra UNESCO para la educación sobre el genocidio en la Universidad del Sur de California y la dedicada a la alfabetización de la Universidad de Pensilvania.

 

Juntos, trabajamos con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa en el diseño de material didáctico nuevo para educar contra todas las formas de antisemitismo y para combatir el racismo antimusulmán en las escuelas.

 

Juntos, iniciamos en 2011 la Alianza Mundial para la educación de las niñas y las mujeres.

 

Juntos, con la comunidad universitaria estadounidense y las 17 cátedras UNESCO existentes en Estados Unidos, trabajamos por el progreso de la alfabetización para promover las ciencias y la sostenibilidad y enseñar el respeto de todos en todas las escuelas.

 

Nuestra alianza se encarna en nuestra colaboración con el Servicio Geológico de los Estados Unidos, con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército y con varias sociedades profesionales del país para intensificar la investigación relativa a la gestión duradera de recursos hídricos en la agricultura.

 

Se tradujo también en la celebración del Día Mundial para de la Libertad de Prensa en Washington en 2011 con la Fundación Nacional para la Democracia.

 

Se encarna en nuestra cooperación con grandes empresas privadas, como Microsoft, Cisco, Procter and Gamble, Intel, para alargar el tiempo de escolarización de las niñas y desarrollar tecnologías de aprendizaje de calidad.

 

Se encarna en la promoción del Día Internacional del Jazz, en particular la edición de 2016 que tuvo lugar en la Casa Blanca, para celebrar los Derechos Humanos y la diversidad cultural a partir de la tolerancia y el respeto.

 

Se encarna en cada uno de los 23 sitios del patrimonio mundial que reflejan el valor universal del patrimonio de los Estados Unidos, en las 30 reservas de biosfera del país y en las seis Ciudades Creativas de la UNESCO sitas en los Estados Unidos, que son también viveros de empleo.

 

La alianza de la UNESCO y los Estados Unidos ha sido profunda, porque se apoya y fundamenta en valores compartidos.

 

El poeta, diplomático y bibliotecario del Congreso estadounidense Archibald MacLeish escribió en 1945 el preámbulo de la Constitución de la UNESCO:

 

“Puesto que las guerras nacen en las mentes de los hombres, es en las mentes de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”.

 

Esta visión nunca ha sido más pertinente.

 

Los Estados Unidos inspiraron la Convención de 1972 sobre la protección del patrimonio mundial.

 

En 2002, un año después de los atentados terroristas del 11 de septiembre, Russell Train, ex responsable de la Agencia Estadounidense para la Protección del Medioambiente y del Fondo Mundial para la Naturaleza, que tanto hizo por la adopción de la Convención del Patrimonio Mundial, declaraba: "En este momento de la historia, en el momento en que los lazos de nuestra humanidad común parecen cada vez más atacados por fuerzas que niegan la existencia misma de un patrimonio compartido, por fuerzas que atacan el corazón mismo de nuestro sentido de la comunidad, estoy convencido de que el patrimonio mundial presenta una visión contraria y positiva de la sociedad humana y de nuestro porvenir."

 

La labor de la UNESCO es esencial para reforzar los lazos de nuestra humanidad común frente a las fuerzas del odio y la división.

 

La estatua de la Libertad es un sitio del patrimonio mundial, símbolo constitutivo de los Estados Unidos y también porque encarna las aspiraciones de los pueblos del mundo.

 

El Independence Hall de Filadelfia, el edificio en el que se firmaron la Declaración de la Independencia y la Constitución de los Estados Unidos, es un sitio del patrimonio mundial de la UNESCO porque su mensaje se dirige a los decisores políticos y a los activistas del mundo entero.

 

Yosemite, Yellowstone y el Gran Cañón son sitios del patrimonio mundial de la UNESCO porque su belleza es fuente admiración para todos los países del mundo.

 

Todo ello representa mucho más que un patrimonio mundial.

 

La UNESCO encarna esta visión positiva de la sociedad humana.

 

En momentos en que la lucha contra el extremismo violento exige renovados esfuerzos en pro de la educación y el diálogo entre culturas, es de lamentar que los Estados Unidos se retiren del organismo de las Naciones Unidas encargado de librar ese combate.

 

En momentos en que los conflictos continúan desgarrando a las sociedades a través del mundo, es de lamentar que los Estados Unidos se retiren de la Organización de las Naciones Unidas encargada de promover la educación para la paz y la protección de la cultura.

 

Por eso lamento la decisión de Estados Unidos de retirarse.

 

Es una pérdida para la UNESCO.

 

Es una pérdida para la familia de las Naciones Unidas.

 

Es una pérdida para el multilateralismo.

 

La tarea de la UNESCO no ha terminado. Continuaremos avanzando para construir un siglo XXI más justo, más pacífico y más equitativo, y, para ello, la UNESCO necesita el compromiso de todos los Estados.

 

La UNESCO continuará trabajando por la universalidad de esta Organización, por los valores que compartimos, por los objetivos que tenemos en común, para reforzar un orden multilateral más eficaz y un mundo más pacífico y más justo.